Dic 21

Peregrinación de la Virgen de Czestochowa

FROM OCEAN TO OCEAN: CAMPAÑA INTERNACIONAL DE ORACIÓN EN DEFENSA DE LA VIDA

El miércoles 19 de diciembre tuvimos en nuestra parroquia la visita de la imagen peregrina de Czestochowa. Se trata de una copia idéntica del icono original que está recorriendo Europa para promover una campaña de oración en defensa de la vida: http://www.fromoceantoocean.org

A continuación os transcribimos la crónica que hizo del acontecimiento Esperanza González Domínguez, presidenta de la Asociación Cántabra Provida y os facilitamos algunas fotos del momento:

“La imagen venía de la Parroquia del Santísimo Cristo y fue traída en procesión por la calle por un grupo de fieles cantando y dando testimonio público de María como Madre de la Vida, Madre del Salvador.

Esta celebración había sido organizada unos cuatro días antes y no se había anunciado mucho, ya que no era seguro que pudiéramos disponer del icono más de un día en la ciudad de Santander, pues se estaba a la espera de que una diócesis vecina diese contestación de si quería recibirla o no. Por ello, creíamos que vendrían muchas menos personas. ¡Cuál no sería nuestra sorpresa y gran alegría al contemplar la iglesia a rebosar! Este templo era mucho más grande que el del día anterior. Estaba abarrotado, lleno de la misma devoción y recogimiento, la misma emoción y sentimiento de oración.

La celebración fue vivida con gran solemnidad, acompañada musicalmente por el organista de la catedral que, como polaco, sacó los mejores registros del órgano e interpretó en un determinado momento el himno de la Virgen de Czestochowa, emocionando a los polacos que estaban presentes. Él también lo estaba y eso nos lo transmitía con su música. Se vivía un mismo sentir en torno a ella, un gran deseo de que la Vida con mayúsculas entrase en nuestra diócesis a través de María. El párroco me comentaba posteriormente que se había sentido muy emocionado, pues nunca se había vivido nada igual en la parroquia. Incluso estaban presentes muchos jóvenes, algunos de ellos leyeron las lecturas y las preces (Miguel, responsable de la pastoral universitaria, leyó la primera lectura; Isabel y Ángel, leyeron las peticiones). A pesar del poco tiempo y las preparaciones apresuradas salió todo como si lo hubiéramos previsto con mucha antelación. María nos allanaba el camino y nos facilitaba todo lo necesario para que sus hijos se encontrasen con ella. La colecta de este día también iba destinada a costear los gastos que pudiese generar la peregrinación y de nuevo se puso de manifiesto la generosidad de todos los que allí estaban.

Al final de la celebración rezamos la oración por la vida de Juan Pablo II. Un solo clamor se levantaba ante la Virgen para que la cultura de la Vida reinase en el mundo. Se terminó con el canto de la Salve. Las personas tardaron en salir de la Iglesia, parecía que no querían marcharse.

Esa noche permaneció en la Parroquia de La Anunciación. ¡¡Qué mejor parroquia para ello con tal advocación!!

A la mañana siguiente, jueves 20 de diciembre, se abrió la parroquia a las 8:30h para poder orar ante el icono. A las 11:30h se iniciaba el rezo del Santo Rosario seguido de la misa parroquial de 12h. Muchos fueron los que se acercaron a rezar esa mañana. Muchos se arrodillaban ante el icono para elevarle una súplica a la Madre. Sorprendía el fluir de personas en una mañana cotidiana, llena de trabajo y actividad en la ciudad. Al ser una hora tan mala, considerábamos que íbamos a vivir un acto mucho más íntimo y con menor asistencia. Una vez más nos vimos sorprendidos por la respuesta y esto no hacía más que emocionarnos y darle las gracias a la Madre por permitir que tantos hijos se pudieran encontrar con ella.

El rezo del Rosario fue realizado por siete mujeres que están colaborando en la Asociación Cántabra Provida, a través de la cual apoyan a las madres embarazadas, y a madres y familias con hijos a su cargo cuando se encuentran en situaciones de dificultad. Fue un momento muy profundo. Una de ellas, que sólo había podido participar de este día, enviaba un mensaje al día siguiente que decía: “fue precioso. Lo que sentí no acudir antes, pero ayer fue un rayo de luz y esperanza, fue…no hay palabras. ¡Qué suerte o qué providencia!”

A continuación, comenzó la misa parroquial que terminó con un acto de consagración a María, a quien encomendamos la construcción de la civilización de la vida y del amor.

Para nosotros, se nos había anticipado la celebración de la Navidad. Cristo había nacido en nosotros a través de María, Virgen de Czestochowa.”