Jaire nº 11 – Domingo X del Tiempo Ordinario

En este número comenzamos a explicar las partes de la misa y los cambios del nuevo misal.

También tenemos una invitación a apuntarte a clase de religión y al campamento parroquial.

Nos reunimos

El primer domingo de cuaresma del año pasado estrenamos en la Iglesia de España una nueva edición del Misal Romano en Castellano. No se trata de un nuevo Misalsino de una nueva edicióndel Misal fruto de la reforma litúrgica promovida por el Concilio Vaticano II. Hemos observado algunos cambios en la forma de celebrar la Santa Misa: los textos suenan diferentes, las posturas algunas veces no son las mismas que anteriormente, etc.

Voy a dedicar estos escritos dominicales a explicar de forma muy breve cada una de las partes de la Santa Misa para que así la conozcamos mejor y, juntos, la celebremos con fruto y activamente.

Lo primero que hacemos para celebrar algo es reunirnos. Esto sucede en cualquier ámbito de la vida. Uno no celebra solo, sino rodeado de amigos, familia, compañeros… El reunirse para celebrar la Eucaristía tiene además una significación especial. El hecho de acudir al templo, convocados por Jesús para celebrar el memorial de su pascua, es hacer presente de forma visual el Misterio de la Iglesia. Iglesia viene de la palabra griega Ekklesía, que significa asamblea que se reúne para celebrar. Para poder celebrar la Eucaristía hay que hacer primero asamblea.

Hagamos significativo este momento del reunirse llegando puntuales a la celebración, cuidando que nuestra forma de vestir sea apropiada a lo que vamos a vivir, situándonos juntos en el templo, no de forma desperdigada. Sentarse cada uno en un banco diferente del templo y alejados del altar da la imagen de una iglesia separada, débil, donde no se vive la comunión entre los creyentes, donde no hay una asamblea que celebrasino unos individuos que asistena un acto.

¡Qué bien manifiesta este misterio de la iglesia que se reúne para celebrar el conocido canto de A. Taulé cuya letra dice: El Señor nos llama y nos reúne, somos su pueblo, signo de unidad…!

Álvaro Asensio Sagastizábal

Párroco de la Anunciación

Jaire nº 10 – Solemnidad del Corpus Christi

Este número está especialmente dedicado a la Solemnidad de Corpus Christi, fiesta eucarística y de caridad universal.

También podréis conocer a los jóvenes que recibieron la confirmación esta semana.

Por último, al ser primer domingo de mes, os invitamos una vez más a haceros socios de Cáritas Parroquial para mejorar el mundo con nuestro compromiso.

Corpus Christi

La Fiesta que hoy celebramos tiene su origen en el siglo XIII. Se celebraba tradicionalmente el jueves siguiente a la Ascensión del Señor, por lo que su fecha es variable y está en relación con la fecha de la Pascua. Por motivos laborales se ha trasladado en España, hace años, al domingo posterior. Los textos litúrgicos de esta fiesta son de Santo Tomás de Aquino.

Se trata de una fiesta de tono pascual. Tras haber celebrado la gran fiesta eucarística del Jueves Santo en un ambiente de traición y Pasión, la Iglesia siente la necesidad de celebrar ahora la exaltación de la Eucaristía en tono de gloria.

El misterio eucarístico se puede contemplar bajo tres aspectos diferentes: sacrificio, banquetey presencia. El Jueves Santo nos fijamos más en la dimensión sacrificial y de banquete pascual. Hoy contemplamos y adoramos la Presencia sacramentalde Cristo en la Eucaristía. Por ello la actitud más característica de este día es la adoración. En muchas iglesias se organizan actos de adoración o procesiones eucarísticas.

La Eucaristía es también el Banquete del Amor. En este día de Corpus Christila Iglesia en España celebra el Día Nacional de Caridad. Este año lo celebramos con el lema: Tu compromiso mejora el mundo.

Álvaro Asensio Sagastizábal

Párroco de la Anunciación

La Santísima Trinidad

Después de haber celebrado las fiestas pascuales la Iglesia celebra dos grandes fiestas que, todavía, nos saben a Pascua: La Santísima Trinidad y el Corpus Christi.

Cuando hablamos de Dios nos referimos a él como un Misterio, el Misterio de la Stma. Trinidad. Hablar de misterio no es hablar de algo oscurantista o secreto. La palabra Misterio en el contexto cristiano tiene un sentido distinto del que adquiere en el lenguaje corriente. Hablar de Misterio, para nosotros, es hablar de Dios que quiere salvarnos. Dios se define como Salvador. La palabra Misteriose une entonces al plan que Dios tiene diseñado para salvarnos y, las acciones concretas de ese proyecto, las llamamos misterios.

En el realizar ese plan de salvación Dios se nos ha dado a conocer no como un dios solitario sino como un Dios Comunión de personas, unDios trino: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Cada  uno de ellos con una misión específica y una procedencia concreta que les define y diferencia de las otras personas.

El misterio de Dios nos desborda, pero sí lo podemos conocer. Cuanto más nos adentramos en él, más somos conscientes de su grandeza e inmensidad.

Álvaro Asensio Sagastizábal

Párroco de la Anunciación

Jaire nº9 – La Santísima Trinidad

En este número conoceremos el gran don de la vida contemplativa. También leeremos unas palabras de nuestro Obispo dirigidas a los niños que vana  hacer la Primera Comunión.

También recibiremos la invitación a asistir a la Solemnidad del Corpus Christi en la ciudad de Santander.

Jaire nº8 – Pentecostés

En este número podremos conocer la importancia de los laicos en la misión evangelizadora de la Iglesia.

También os compartimos la gran alegría d ella institución en los ministerios laicales de cuatro hermanos nuestros.

Por último, somos invitados a disfrutar del musical TESTIGOS que se representará en la iglesia de los Pasionistas el domingo 27 de mayo.

Pentecostés

A los cincuenta días de la Pascua de Resurrección celebramos Pentecostés, la Pascua granada. El Espíritu Santo, derramado en nosotros, es el gran fruto de la Pascua de Jesús. Pascua y Pentecostés son  dos momentos distintos de un mismo acontecimiento salvífico.

Podemos decir que la salvación se realiza en nosotros a través de dos grandes manifestaciones: el perdón de los pecadosy la vida eterna, ambas por la acción del Espíritu Santo. En el Evangelio de San Juan, el perdón de los pecados va ligado a la efusión del Espíritu sobre los Apóstoles: Recibid el Espíritu Santo. A quienes perdonéis los pecados les quedan perdonados…También la vida nueva es obra del Espíritu Santo en nosotros. Dios crea por la Palabra y el Espíritu, este Espíritu que es Señory Dador de Vida.

A Él, al Don de Dios, le pedimos: Mira el vacío del hombre, si tú le faltas por dentro.

Álvaro Asensio Sagastizábal

Párroco de la Anunciación

Jaire nº7 – La Ascensión del Señor

En este número hablamos de los jóvenes y la comunicación con motivo de la Jornada de las Comunicaciones Sociales y el próximo sínodo sobre los jóvenes y la vocación.

También recibiremos una invitación a prolongar la misa dominical durante la semana y a acudir a la Vigilia de Pentecostés.

La Ascensión del Señor

Celebramos hoy la Solemnidad de la Ascensión del Señor. Tradicionalmente se celebra a los cuarenta días de la Pascua, siguiendo la cronología de los acontecimientos pascuales según los narran las Sagradas Escrituras. Al ser laborable ese día en nuestra nación, se trasladó su fiesta al domingo siguiente, para darle así el máximo esplendor a esta fiesta.

El Señor Jesús, después de hablarles, ascendió al cielo y se sentó a la derecha de Dios” (Mc 16, 19). Jesús, después de haber cumplido su misión, regresa al Padre. Con la Ascensión, Jesús alcanza la meta final y es exaltado; se hace Señor y primogénito de sus hermanos.

Con su Ascensión al Cielo, Jesús nos abre las puertas para que podamos seguirle. La Ascensión es para todos los cristianos un símbolo de esperanza, pues sabemos que Cristo está sentado a la derecha del Padre, intercediendo por nosotros y que un día podremos llegar con Él a gozar de la felicidad eterna.

Álvaro Asensio Sagastizábal

Párroco de la Anunciación