Ago 22

Vigilia de oración por las Vocaciones

Como sabéis, estos días tendrá lugar la Colonia LLAMADOS con 20 niños de toda la diócesis trabajando la vocación sacerdotal y disfrutando de un tiempo de encuentro. Os pedimos que oréis especialmente por estos niños y, si podéis, que os unáis a la Vigilia de Oración que tendremos el próximo JUEVES, 25 de agosto, a las 21:30h. en el Monasterio de Mercedarias Contemplativas de Noja.

Cartel-Vigilia

Ago 19

Confirmaciones 2016

El pasado viernes, 6 de mayo, a las 18h. más de 40 jóvenes de la Parroquia y de la Unidad Pastoral del Centro recibieron el sacramento de la confirmación de manos de nuestro Obispo D. Manuel.

_MG_3392

Aquí puedes ver la galería completa

 

Jul 17

Abiada 2016 – Segundo Turno

Jul 17

Abiada 2016 – Primer Turno

Jun 17

CRISTIANOS PERSEGUIDOS EN SIRIA

cartel alepo

May 28

Corpus Christi – Ciclo C

Texto para la oración

“En aquel tiempo, Jesús se puso a hablar al gentío del reino de Dios y curó a los que lo necesitaban. Caía la tarde, y los Doce se le acercaron a decirle: ‘Despide a la gente; que vayan a las aldeas y cortijos de alrededor a buscar alojamiento y comida, porque aquí estamos en descampado’. Él les contestó: ‘Dadles vosotros de comer’. Ellos replicaron: ‘No tenemos más que cinco panes y dos peces; a no ser que vayamos a comprar de comer para todo este gentío’. Porque eran unos cinco mil hombres. Jesús dijo a sus discípulos: ‘Decidles que se echen en grupos de unos cincuenta’. Lo hicieron así, y todos se echaron. Él, tomando los cinco panes y los dos peces, alzó la mirada al cielo, pronunció la bendición sobre ellos, los partió y se los dio a los discípulos para que se los sirvieran a la gente. Comieron todos y se saciaron, y cogieron las sobras: doce cestos.”. (Lc 9, 11-17)

panes y pecesComentario al texto

Este relato, como otros que encontramos en el Antiguo Testamento de este carácter, están escritos para ilustrar la profunda convicción de que Dios nunca abandona a su pueblo. El texto que tenemos delante, además, quiere poner en relación este acontecimiento con el de la última cena por medio de las distintas alusiones: la comida vespertina, la bendición, el partir el pan… y se lo dio a los discípulos para que se los sirvieran. Lucas nos presenta aquí a Jesús como anfitrión, que está en medio de los suyos, para alimentar y socorrer. La bendición de Jesús es la que produce el milagro de la multiplicación, pero sobre todo lo que el evangelista nos quiere poner ante nuestros ojos es la sobreabundancia: Comieron todos y se saciaron.

Este domingo celebramos la fiesta del Corpus Christi. La iglesia presenta la eucaristía como culmen y, a la vez, fuente de la vida cristiana. Así, cada domingo nos reunimos para celebrar el sacramento de nuestra fe: La Eucaristía.

eucaristia 3Oración con el texto

-Durante la semana puedo buscar, como lugar privilegiado para la oración, el sagrario. La presencia de Jesús-eucaristía.

Ante esa presencia me pongo en actitud de adorar, este misterio de fe. Ese pan entregado de manera sobreabundante, es el pan que me alimenta y me acerca a Jesús: Señor, dame siempre de tu pan.

Esta palabra, me invita también a descubrir cuál es mi lugar como cristiano. Jesús me dice a mí: Dales tú de comer. Quizá yo, como los discípulos, muchas veces pretendo que cada uno se solucione su vida. Pero oigo esa voz de Jesús: Dales tú de comer. Compromete tu vida. Entiende este signo de Jesús: compartir. Partir con otros lo que tenemos; hay para todos. “Dadles vosotros de comer”, en vuestras manos está. Nos llama a ser sus manos, para hacer llegar, a los que nada tienen, el alimento: Dadles vosotros de comer.

Celebrar este misterio es esforzarnos en construir una iglesia solidaria, abierta a las necesidades, caminando con Jesús entre los pobres.

Puedo terminar orando:

Jesús resucitado, alimento espiritual de nuestra vida.

Queremos pasar por la vida como Tú, Jesús de Nazaret:

Oyendo las necesidades y ayudando a los empobrecidos.

Queremos compartir con generosidad para que llegue a todos.

Jesús resucitado, alimento espiritual de nuestra vida.

Queremos que tu iglesia sea la mesa compartida

que invita a los más débiles,

que se hace solidaria con todos los que sufren.

eucaristía 4En el año de la misericordia

Es mi vivo deseo que el pueblo cristiano reflexione durante el jubileo sobre las obras de misericordia corporales y espirituales. Será el modo de despertar nuestra conciencia… y de entrar, todavía más, en el corazón del evangelio, donde los pobres son los privilegiados de la misericordia divina… No podemos escapar de las palabras del Señor y en base a ellas seremos juzgados: si dimos de comer al hambriento y de beber al sediento. (Papa Francisco. MV 15)

panes y peces 2Lourdes González Aristigueta
(Institución Teresiana)

May 26

FIESTA DEL CORPUS CHRISTI

Cartel Corpus 2016 para redes sociales (Fernando)

May 14

Pentecostés – Ciclo C

Texto para la oración

“Al anochecer de aquel día, el primero de la semana, estaban los discípulos en una casa con las puertas cerradas, por miedo a los judíos. Y en esto entró Jesús, se puso en medio y les dijo: ‘Paz a vosotros’. Y diciendo esto, les enseñó las manos y el costado. Y los discípulos se llenaron de alegría al ver al Señor. Jesús repitió: ‘Paz a vosotros. Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo’. Y dicho esto, exhaló su aliento sobre ellos y les dijo: Recibid el Espíritu Santo, a quienes les perdonéis los pecados, les quedan perdonados; y a quienes se los retengáis, les quedan retenidos” (Juan 20, 19-23)

pentecostés 3

Comentario al texto

Estamos cerrando ya el tiempo de pascua con la gran fiesta de Pentecostés: recibid el Espíritu Santo. Ese regalo de Jesús hecho a los discípulos para el bien común, como lo expresa San Pablo en su carta a los Corintios. En el evangelio, lo que Juan quiere destacar es la transformación radical que supuso el encuentro de Jesús con los suyos, y lo expresa fundamentalmente en el contraste, entre el “encierro”, estaban cerradas las puertas de la casa, y el “envío”: os envío yo; y la transformación del “miedo”: miedo a los judíos, a la alegría: se llenaron de alegría. La escena discurre así: Jesús se presenta en medio de ellos, él tiene la iniciativa; se identifica: les muestra las manos y el costado; y es reconocido por los discípulos: cuando vieron al Señor. Destaca también la misión, vinculada a la misión de Jesús, que viene directamente del Padre: como el Padre me ha enviado así también os envío yo. Íntimamente vinculada a la misión aparece la efusión del Espíritu: Recibid el Espíritu Santo. Es éste el momento culminante del relato. En este momento el evangelista está subrayando el nacer de nuevo, la nueva creación: sopló sobre ellos, lo mismo que Dios insufló vida en el primer hombre, y les dijo: Recibid el Espíritu Santo, dándoles así la plenitud de vida, y los discípulos recuperan la alegría para salir y proclamar la buena noticia de la salvación.

Oración con el texto

-Estoy en presencia de Jesús resucitado, leo de nuevo los distintos momentos de la escena, después de ayudarme del comentario, doy vueltas al texto, cayendo en la cuenta de cada momento: el miedo de los discípulos… la alegría del encuentro… la manifestación de Jesús: sus manos y costado señas de identidad… Jesús que envía su aliento de vida: Recibid el Espíritu Santo. La nueva vida en el Espíritu.

-Pido en este momento que Jesús despierte en mí el deseo de recibir ese mismo Espíritu que me transforme, que haga de mí una mujer, un hombre nuevo: capaces de vivir libres y de generar libertad.

Reconozco su presencia en la iglesia, nacida del Espíritu de Pentecostés. Sin él “los doce” y los que formamos hoy el nuevo pueblo, seguiríamos presos en nuestro barro.

-Por eso deseamos y pedimos con fuerza: ¡Ven, Espíritu Santo!

pentecostés 1

Ven, Espíritu divino,  manda tu luz desde el cielo.  Padre amoroso del pobre;  don, en tus dones espléndido;  luz que penetra las almas;  fuente del mayor consuelo.

Ven, dulce huésped del alma,  descanso de nuestro esfuerzo,  tregua en el duro trabajo,  brisa en las horas de fuego,  gozo que enjuga las lágrimas  y reconforta en los duelos.

Entra hasta el fondo del alma,  divina luz, y enriquécenos.  Mira el vacío del hombre si tú le faltas por dentro; mira el poder del pecado cuando no envías tu aliento.

Riega la tierra en sequía, sana el corazón enfermo, lava las manchas, infunde calor de vida en el hielo, doma el espíritu indómito, guía al que tuerce el sendero.

Reparte tus siete dones según la fe de tus siervos, por tu bondad y tu gracia dale al esfuerzo su mérito: salva al que busca salvarse y danos tu gozo eterno. Amén

(Secuencia de Pentecostés)

En el año de la misericordia:

Este año santo lleva consigo la riqueza de la misión de Jesús… llevar una palabra y un gesto de consolación a los pobres, anunciar la liberación a cuantos están prisioneros de las nuevas esclavitudes de la sociedad moderna. (Papa Francisco. MV 16)

pentecostés 2Lourdes González Aristigueta
(Institución Teresiana)

May 07

Charla-Testimonio del P. Rodrigo Miranda (Misionero en Siria)

 

AIN

 

 

May 07

Eucaristía por las Víctimas del Terremoto de Ecuador

VICTIMAS ECUADOR

Entradas más antiguas «